Descripción

“Una gran garantía para el mobiliario urbano contra los agentes atmosféricos, humedad y temperatura”
Antes del pintado, el acero debe ser galvanizado en caliente por inmersión en baño de zinc fundido a 450°. En ocasiones, antes y después del galvanizado se realiza un limpiado mediante choro de aire a presión de microesferas de corindón. El proceso de pintado del acero y del aluminio se realiza mediante poliéster en polvo electrostático sinterizado en horno a 185°C previo desengrasado, pasivado e imprimado con un grosor de 35 a 55 micras. De este modo, nuestro mobiliario urbano está garantizado contra la corrosión ante climatologías extremas y atmósferas salinas. Todos los bancos, marquesinas, bolardos, jardineras… etc. están protegidos con estos procesos.