Eugeni Quitllet (Ibiza, 1972) estudió en Barcelona y empezó su trayectoria internacional al lado de Philippe Starck. En su camino por el extranjero ha cultivado la curiosidad y sus ganas de superación junto a firmas de alcance mundial. En 2011, vuelve a Barcelona y funda su propio estudio. Está dotado de una capacidad creadora que siempre sorprende y de una expresividad brillante. Sus diseños se resisten a las modas pasajeras, tienen un estilo propio donde todo es icónico y verdadero al mismo tiempo. Le han descrito como renovador, buscador infatigable y amante de la tecnología;él se define a sí mismo como un “disoñador” que sigue un proceso instintivo. Para Quitllet el diseño debe ser excepcional; cada objeto, un desafío, una mirada curiosa al interior de la materia para saber qué formas posibles se esconden dentro.